Te doy mis ojos

Una historia de violencia doméstica, de violencia machista, la forma más habitual de violencia de género en nuestro país.

Este tipo de violencia ha recibido especial atención por parte de investigadores de múltiples disciplinas, como la sociología, la psicología, el derecho o la criminología y muy especialmente, desde los estudios de género y estudios feministas. Profesionales que trabajan de forma directa con las personas que sufren o experimentan este tipo de violencia, como trabajadores sociales, policías, médicos forenses, psicólogos, detectives o jueces, pueden recibir hoy una sólida formación sobre distintos temas relacionados con el mismo gracias a una ingente producción científica que analiza las formas, las causas, los recursos y las estrategias de salida para este doloroso drama.

Hoy la violencia doméstica es, en nuestro país y en otros de nuestro entorno, una cuestión claramente política, que ha logrado conciliar, con matices, los idearios de formaciones políticas diversas y enfrentadas. Organismos europeos y paneuropeos se han implicado igualmente en esta cuestión. Gracias a todo ello se ha generado un cuerpo de leyes más o menos activas destinadas a la erradicación de esta forma de agresión. El seguimiento de los casos, el registro y análisis de la evolución de los mismos, es una de las prioridades de estas políticas, de manera que sea posible conocer con certeza la magnitud del fenómeno que nos ocupa. Y los resultados que arrojan estos análisis de incidencia son escalofriantes.

tedoy4

La opinión pública viene siendo un agente muy activo en la difusión de los casos de violencia de género, así como en el debate acerca de las causas y las consecuencias del mismo. El impacto en la sociedad de la participación de la opinión pública, a través de los medios de comunicación que dan voz y rostro a víctimas del maltrato y maltratadores, es incuestionable. Gracias a su capacidad de llegar al gran público, se está transformando prejuicios y  errores de partida sobre el tema, como por ejemplo, la creencia de que se trata de un tema de pareja, por tanto, íntimo. No obstante, este clima de opinión a menudo eclipsa las posibilidades de un análisis más profundo, que es lo que requiere un fenómeno tan complejo.

Los colectivos que desde la sociedad civil vienen luchando por la erradicación de esta forma de violencia contra las mujeres desempeñan una labor fundamental, especialmente en la asistencia a las víctimas y a sus hijos, así como en la educación en valores que impidan a una sociedad tolerar los malos tratos o asistir como público imperturbable ante la escena.

Sin duda, todo ello ha colaborado a una gran transformación: el grado de inquietud que provoca en las mentes de quienes observan esta realidad. En nuestra sociedad, como en muchas otras, la violencia doméstica se ha considerado hasta hace relativamente poco tiempo algo normal, siempre que no llegara a ser una agresión física extrema. Insultar, dominar, negar, impedir, limitar la autonomía de las esposas mediante la presión no ha sido nada extraordinario, más bien al contrario, ha sido un elemento común al modo de relación entre los sexos. Que ello se acompañara de un punto más de agresividad, era visto quizá como una cuestión de grado dentro de un fenómeno normal y por tanto, aceptable. Esto ha cambiado. O al menos debería de estar cambiando.1479999762_394473_1480000219_noticia_normal

La enorme complejidad del tema, la realidad de que a pesar de que muchos se parecen, no hay dos casos idénticos, puesto que no hay dos personas, ni dos parejas, ni dos amores idénticos, hace que estemos ante un tema de difícil aproximación. No obstante, las investigaciones multidisciplinares destapan ciertos factores comunes en la violencia doméstica, siendo el primero y principal, que ésta se ejerce de un hombre hacia una mujer en la gran mayoría de los casos. Sabemos que  estamos ante un tema de privilegios, ante un sistema de creencias acerca de cómo se ha de repartir el poder de pertenencia, de control del destino. Podemos afirmar que la violencia no es consecuencia de un determinado rasgo o gen que sería más común en los hombres, en los esposos, que en las mujeres. Tampoco se relaciona con una psicopatología concreta. Y lo más importante, sabemos que se puede salir de una relación violenta, como sabemos que se puede entrar y que determinados factores pueden precipitar la decisión de continuar con una relación a pesar de los malos tratos.

La película describe con gran acierto todas estas cuestiones y muchas más. Son muchos los aspectos y matices de las relaciones de violencia machista que la directora y guionista ha contemplado a través de sus personajes, de su comportamiento y evolución. Es una película especialmente adecuada para analizar y flexionar desde la complejidad que requiere el fenómeno.

¡¡¡Que la disfrutes!!!

Recomendación:
http://www.redalyc.org/jatsRepo/122/12246766009/html/index.html

Los crímenes de Oxford

De lo que no se puede hablar, mejor hacer silencio”, tal como dice el enunciado de Wittgenstein varias veces repetido en el film por uno de sus protagonistas principales.

Elijah Wood le da vida a Martin, un joven norteamericano, estudiante de lógica y matemáticas que llega a Oxford para terminar sus estudios de doctorado bajo la tutela del profesor Arthur Seldom (John Hurt).

“¿Podemos conocer la verdad?” El calado filosófico de la cuestión que plantea Seldom es innegable. Inspirado en la filosofía de Wittgenstein especialmente a su obra Tractatus logicus philosophicus, comienza un continuo de proposiciones que va desencadenando la idea de la realidad y del mundo a partir de hechos, y la relación entre lenguaje y pensamiento.

Varios son los momentos de la película en la que se producen discusiones entre Martin y Seldom respecto las certezas matemáticas y las certezas empíricas. Así mismo, la posición de Martin puede relacionarse en mayor medida con el realismo platónico y pitagórico sobre la existencia de los números y las ideas abstractas, en contra, la postura de Seldom, que se muestra mucho más escéptico ante esta postura.

La película, no únicamente se centra en problemas lógicos y epistemológicos, sino que emergen cuestiones y dilemas morales.

La historia de Los crímenes de Oxford parece mostrar que sí, que las preguntas filosóficas sobre la verdad y la muerte pueden abordarse desde proposiciones del entendimiento lógico.

De lo que no se puede hablar, mejor hacer silencio”, tal como dice el enunciado de Wittgenstein varias veces repetido en el film por uno de sus protagonistas principales.

 

Fuente: Tras las pistas filosóficas

Invictus

La historia de un país puede quedar escrita por sus eficaces relaciones políticas, económicas, sociales y culturales, pero si por encima de todo ha existido una política humana y emocional promotora de conciencias y sensibilidades, ese país marca la diferencia por ser capaz de vencer obstáculos, actitudes negativas, creencias erróneas y antivalores desde dentro de cada ser, desde la conciencia de cada ciudadano, tal y como lo hizo Nelson Mandela.

La película Invictus, no es más que, un claro ejemplo de regeneración y reconstrucción que tienen valores tan universales como el perdón, la reconciliación y la inspiración.

Basada en hechos reales, Clint Eastwood (el director de la película) construye un alegato a la capacidad de reconstrucción de las relaciones sociales que tienen el sentimiento y ejercicio de una reconciliación tolerante y comprometida.

Una película centrada en el Nobel de la Paz, Nelson Mandela, con una trama argumental sencilla, se logra una inmediata y profunda identificación del espectador con el personaje. El director conduce y relaciona una complicada relación socio-política, como es lo que marca el final del “Apartheid”, con las relaciones humanas, las cuales se imponen al trasfondo racial de la historia.

Se trata de una película que muestra cómo el perdón es más poderoso que cualquier arma nuclear.

 

https://www.filmaffinity.com/es/film584053.html

Miedos de cine

“El ser humano, desde que tiene conciencia de tal, ha tenido una serie de sentimientos innatos, y uno de ellos, y quizá sea una de las características principales para su supervivencia, siempre ha sido el miedo.”
National Geographic

El miedo, es casi tan antiguo como el ser humano, como se ha mencionado en la cita mostrada arriba, es una de nuestras emociones primarias. Es por ello que podemos hablar de varios tipos de miedo, por un lado el miedo real y dependiente del ser humano; y por otro lado, un miedo psicológico e imaginario, propio de nuestro entorno, cultura, tradición, cine,…

¿Hasta qué punto interviene el cine para fomentar el miedo o el terror? Como ya se ha mencionado el miedo no surge a raíz de las películas de terror, aunque sí que puede manifestarse por la visualización de estas; de todas formas, cabe recalcar que las películas de miedo se basan en los miedos humanos ya existentes para conseguir un efecto mayor. El miedo a la posesión por el diablo, el miedo de perderse en medio de un bosque y haya un asesino, o que sea un bosque donde antiguamente se realizaban rituales satánicos, y este bosque sigue encantado y suceden cientos de manifestaciones sobrenaturales, y muchos más ejemplos en los que el ser humano teme por incertidumbre.

Es el cine de terror el que más público aguarda, su trama, sus personajes, sus efectos, todo un entramado que hace que el espectador quede admirado por los hechos, unos hechos que parecen tan poco reales o probables que nos sucedan pero que genera en nosotros una sensación contradictoria entre la seguridad y la inseguridad, pero que tienen el poder de enganchar. Sin embargo, la razón principal del éxito del cine de terror es la sensación que experimenta el ser humano al vivir una situación de riesgo a través de la pantalla, y pensando a su vez, que él no quedará dañado por ello.

El cine de terror aporta a nuestras vidas una sensación de peligro que sin él no podríamos disfrutar. Y esto como consecuencia, obtenemos que muchos de los miedos que puede tener el ser humano sea causado por este tipo de cine, pues tiene sus aspectos negativos: insomnio, pesadillas, miedo crónico, ansiedad, fobias, traumas mentales y estrés.

¿Quién no se ha imaginado un niño en mitad del pasillo? o quizás ¿una sombra que te vigila en un rincón de la habitación? ¿Quedarse solo en casa, que el teléfono suene y solo se oiga respiración, al mismo tiempo que suena el timbre de la puerta? Ficción o más bien ¿ficción?

Tememos lo sobrenatural porque el cine nos ha enseñado a temer este tipo de cosas, pero sabes el dicho de:

¿Temer antes a los vivos que a los muertos?

Abre los ojos y la realidad

Eduardo Noriega le da vida a Cesar. Un joven de 25 años que hace que nos preguntemos ¿qué es lo real? Un joven atractivo y rico.

Seguro que alguna vez te has preguntado si es real la realidad. Esta pregunta tiene un profundo significado filosófico.

En el siglo XVII René Descartes se tomó esta cuestión muy enserio. Dudó de todo conocimiento que fuese posible, empezando por todos los conocimientos que había adquirido hasta el momento, seguido de los sentidos, los sueños y acabando con las verdades racionales.

Todos sabemos que a veces los sentidos nos engañan, por lo que no siempre resulta fácil distinguir la auténtica realidad de la mera apariencia. Las cosas no siempre son como parecen.

Los sueños, a veces tan reales que nos cuesta diferenciarlos de la autentica realidad. Los sentidos, a veces nos engañan tanto que nuestra razón acaba aceptando ese engaño como real. Por ejemplo: el hielo, la nieve, la niebla y el agua parecen cosas muy distintas, aunque sabemos que en realidad son lo mismo; nuestros sentidos, en este caso, las cosas que vemos y sentimos son diferentes, sin embargo, cuando usamos la razón nos damos cuenta de que, a pesar de las apariencias, todas esas cosas son manifestaciones variadas de una misma realidad.

De esta manera, con la visualización de esta película, que la recomiendo, nos lleva al misterioso mundo de la metafísica, ¿Cómo podemos saber quiénes somos realidad? ¿Es posible saber en qué consiste la realidad? ¿De qué forma se pueden distinguir los sueños de la realidad?

GATTACA

Sobre el determinismo biológico en la construcción de la identidad, el proyecto de vida y la experiencia y destino del ser humano.

Gattaca (1997), que a pesar de que no resultó un éxito en taquilla obtuvo extraordinarias críticas por su guión y su estética.

En el campo en el que Gattaca sí ha triunfado es como material didáctico en programas de filosofía, psicología y otras ciencias sociales, y ello por su interesante ilustración de uno de los debates más antiguos: el determinismo biológico. El dilema natura- nurture.

Gattaca es un relato acerca del debate, siempre apasionado y poco neutral, pero activo hoy más que hace cien años, sobre el impacto de la biología – en este caso la genética- en el destino de las personas.

La película plantea otros temas de gran interés como la cuestión de la manipulación genética y los límites éticos de la ciencia.

La película nos puede ayudar a reflexionar acerca de la influencia de la personalidad en la experiencia, decisiones y logros de la propia vida; también sobre la formación del carácter en la infancia y las diferencias individuales en determinados conflictos personales como la motivación de logro, entre otras cuestiones. ¿Hasta qué punto estamos determinados por nuestro ADN?

Vicent frente a Gerome, Freeman frente a Eugene, dos hombres con un proyecto de vida similar, pero con orígenes y capacidades innatas distintas, como un desdoblamiento de una persona ideal: la capacidad genética adecuada y el ajuste entre posición social y clase social, por un lado, y la seguridad, la determinación y la capacidad de sacrificio por otro. Uno dispone de los recursos y el otro tiene un sueño. Y entre los dos lo consiguen.

A raíz de la visualización de la película, pueden surgir multitudes de preguntas. Tal como se muestra, nos encontramos en una sociedad distópica -al menos desde mi punto de vista-. Donde el ser humano solo tiene cabida si ha sido manipulado genéticamente. Valores como el amor, el respeto, el derecho a la vida (de forma natural), entre otros, quedan suprimidos, pues si nos encontramos ante una procreación natural, ya no podemos hablar de la perfección humana, y con ello se pondría fin al juego de ser dioses.

Pero…¿cómo sería una sociedad fabricada mediante ingeniería genética? ¿Quién controlaría esa producción y las diferentes clases de individuos que debería haber? ¿qué ventajas y qué inconvenientes crees que podría tener una sociedad controlada por la ingeniería genética?

Matrix

¿Te gustaría saber qué es Matrix?

Existen dos mundos paralelos. En uno de ellos se desenvuelve la vida que vivimos cada día; pero hay otro que se encuentra detrás, Matrix (una matriz numérica en un ordenador). La vida diaria es sueño. La verdadera realidad es Matrix. Aunque quizás debería ser lo contrario.

Neo busca la verdad sobre Matrix, algo de lo que ha oído hablar solo en susurros, algo misterioso y desconocido, algo que tiene un control inimaginable y siniestro sobre su vida.

Matrix, como en la caverna de Platón, es el mundo que ha sido puesto ante los ojos de la humanidad para ocultarle la verdadera realidad. Los prisioneros de la caverna aceptan esas sombras como la única realidad pues, encadenados desde siempre, no pueden plantearse otra posibilidad. Lo mismo pasa en Matrix. Aceptamos la realidad del mundo tal y como nos la presentan.

¿Qué ocurriría si uno de esos prisioneros se soltara de sus ataduras y corriera al encuentro de la verdad? Neo, nuevo personaje de la caverna, aceptará el reto.

Descartes en origen

El pensamiento de Descartes, la podemos relacionar con la película de “Origen”. Centrándonos en la hipótesis del sueño. Por lo que voy a tratar de hacer una comparación de este método junto el film.

Origen trata de unas personas, que son capaces de introducirse en el sueño de los demás, estos son manipuladores de sueños, cuyo objetivo es hacer que los personajes duden si están despiertos o dormidos y manipular de esta manera las mentes y robar datos financieros.

El personaje principal, explica a sus victimas el origen, es decir, de cómo puede entrar en los sueños y hacer creer que el que sueña se encuentra en un sueño y no en la realidad, y cómo pueden navegar por las mentes de otros. Un ejemplo puede apreciarse sobretodo al final de la película, cuando establece la conversación el personaje principal con su mujer fallecida, donde le explica que ella fue, por decirlo de alguna manera “su rata de laboratorio” donde convierte su vida/sueños en una pesadilla, ella hizo un mundo en sus sueños que ese mundo era el real para ella, es decir, su realidad se encontraba en sus sueños, por ejemplo, sus hijos en el mundo real no son sus hijos los niega, dice que sus hijos verdaderos son los que están en su sueño, porque es la realidad que ella conoce, rechazando así el mundo real. Puesto que cuando soñamos la mente es capaz de cualquier cosa, en el sueño la mente crea un mundo, pero este mundo solo se encuentra en el subconsciente, el sueño parece tan real cuando lo tenemos, que al despertar nos damos cuenta de que algo no cuadra, lo que hace que no cuadre es realmente si seguimos en el sueño, es decir dormidos, o si ya hemos despertado; Entonces… ¿Qué es lo real?

Esta parte se relaciona con Descartes, en la duda metódica sobre el sueño, Descartes dice que durante el sueño vivimos en una realidad falsa que sin embargo creemos que es verdadera mientras dura, entonces… ¿Quién puede asegurar con absoluta certeza que esto a lo que llamamos realidad sea también un sueño? Por lo que podemos tener motivos suficiente como para dudar de que existan las cosas que considero como reales, es decir, se está viviendo en un sueño prolongadamente.

Para salir de esta duda, en la película, el personaje principal explica cómo saber cuándo se está despierto o dormido, con la utilización de un TOTEM, un objeto pequeño que tenga cierto peso que se pueda llevar siempre encima sin que nadie se entere, como por ejemplo la “peonza” que lleva el personaje principal, que cuando está dormido su TOTEM no deja de dar vueltas y cuando esta despierto da vueltas pero en un momento deja de hacerlo, cuando se ve el TOTEM también se sabe que no esta en el sueño de otro, sino en el suyo mismo.

En Descartes se relaciona con la evidencia “cogito ergo sum” (pienso luego existo) puesto que no puede dudar de que duda, por lo tanto es una sustancia porque no duda de que dude. Como ser pensante sabe que existe y no duda de ello. Una vez realizada esta evidencia, hace una reconstrucción del mundo con la recuperación de la idea de Dios, pues él no nos ha creado con la intención de engañarnos.

Para concluir podemos relacionar el TOTEM  de la película con lo que sería en Descartes el cogito.origen_inception_christopher2bnolan