¿Qué es un ser humano? Grupo 4-8 años

Llevamos unas semanas trabajando sobre el tema de Antropogénesis en el Taller de Filosofía para Niñ@s que se realizan en Köln. Un tema que aún no se ha podido dar por cerrado, porque como ocurre en este tipo de comunidades de investigación, nunca nada se pueda dar por cerrado, y mucho menos en Filosofía.

Una de las preguntas con más controversia a lo largo de la historia es preguntarse por el ser humano. Las religiones, la filosofía, las diversas ciencias permiten profundizar en las entrañas del propio hombre, descubriendo su conformación genética, los sistemas que forman su compleja biología, los procesos mentales,… Pero la pregunta sería ¿qué hay en el hombre que le haga ser tal?

Así lo ven ell@s, niñ@s de entre 4 y 8 años.

¿Qué es un ser humano?

Un ser humano es una persona que habla -Pablo 5 años
+¿Entonces las personas mudas no son humanas?
Un ser humano es una persona que anda con dos piernas – Aram 6 años
+ ¿Entonces las personas que van en silla de ruedas y no pueden caminar no son humanas?
Un ser humano es un ser que puede hacer muchas cosas como estudiar, correr, saltar,… -Antía 7 años
¡Ah! ya lo sé. Un ser humano es una persona que puede pensar y comunicarse de cualquier manera, no solo hablando, sino también con símbolos, como con el arte. Un ser humano es una persona que puede andar con piernas o con otras cosas. Un ser humano somos nosotros. Si nos vemos no hace falta definirlo –(en nosotros mismos está incluida la definición en su aspecto físico)– , porque nos podríamos comparar con un animal y vemos que no somos iguales.
También es una persona que siente. -Matilda 7 años
+¿A qué te refieres con sentir?
-Pues, que puede ver, tocar, oler,… y que también puede estar triste, alegre, cabreado,… -Matilda 7 años
+ ¿Y el resto de animales? ¿Los animales no humanos pueden sentir?
Sí, que siente. Un perro puede llorar de tristeza haciendo así (imita el sonido del perro cuando llora) – Antía
O un mono cuando se alegra hace así (imita saltando un mono, gritando y aplaudiendo) – Aram
¡Ya lo sé! Un ser humano es todo lo que he dicho antes, y también que puede imitar al resto de animales. Los animales no pueden imitar a otro animales. Como hacemos nosotros, un perro no puede imitar a un mono, ni un mono a un cerdo, ni una cabra a una persona.

Aunque se olvidaron de algunos aspectos, como el aspecto social, entre otros, se acabó mencionando, que:

“Un ser humano es un ser que siente, se desarrolla y se adapta al mundo en el que vive”

Para ti, ¿Qué es un ser humano?

Biotecnología en el terreno de la bioética

Todo filósofo no solo se pregunta por sí mismo y su entorno, sino que debe ir más allá de la propia respuesta conceptual y actuar, es el terreno de la praxis.

Los últimos par de siglos de nuestra época, se ha visto marcado por una innovación incesante en casi todos los terrenos de la vida social. Esos cambios, en gran medida, afectan a nuestra cultura material, siendo estos resultado de los descubrimientos de la ciencia y la tecnología moderna.

Vivimos una época de cambio tecnológico acelerado, en efecto, la modificación del entrono natural por la mano del hombre ha avanzado de forma acelerada. Pero una vez más nos encontramos con ventajas e inconvenientes de esta aceleración.

Ciencia y tecnología, ambas han proporcionado al ser humanos unos niveles de bienestar muy superiores con respecto a otras épocas atrasadas, no hay más que ver el cambio sufrido en el “trabajo del campo”. El grado de comodidad, seguridad, libertad y cultura del que gozamos a día de hoy, es, en gran medida, proporcionado por la tecnología moderna, la cual ha sido creada y movilizada por la inteligencia y el esfuerzo humano.

Pero, encierra peligros en los que el ser humano pueda utilizar esa tecnología de forma inadecuada, y lo haga hasta el punto de poner en peligro la propia supervivencia de nuestra especie sobre el planeta. De esto último muchas distopías se han descrito en los libros, series de TV y películas, “El atlas de las nubes”, “Gattaca”, “La travesía”, “Ex Machine”, la exitosa serie “Black mirror”,… entre otros, muestran claramente el peligro que pueda traer el mal uso de ese avance tecnológico.

El avance de la biotecnología permite modificar nuestra propia constitución biológica, de hecho, la medicina, desde tiempo inmemorial ha pretendido curar las enfermedades y aliviar el sufrimiento humano. Lo que me viene a la mente la siguiente cuestión ¿sigue el ser humano sujeto a la selección natural? No, el ser humano ya es una especie débil, se encuentra en la cúspide de la cadena alimenticia, pero, es únicamente gracias a los medios materiales que ha puesto para llegar a ello. Sino existieran los anteojos a muchos de nosotros nos hubiera comido el peligro.

merits
Imagen extraída de la serie de TV “Black Mirror” capítulo “15 millones de méritos” 

La aplicación de las biotecnologías en los propios seres humanos abre horizontes espectaculares, pues estas comienzan a corregir las enfermedades congénitas que aquejan a tanta gente, y dolencias como el cáncer podrán encontrar tratamientos efectivos a no muy largo plazo. Pero tiene una faceta realmente inquietante desde un punto de vista ético, que cuando lo aplicamos esas tecnologías al propio ser humano ¿Qué limites morales debemos imponer a nuestra actuación en este terreno?

Y, para finalizar, se queda abierto el debate: ¿Es lícito, por ejemplo, la clonación de seres humanos, con independencia que podamos realizarla con más o menos pericia técnica? ¿Debemos tener el derecho de modificar a nuestro antojo las características genéticas de nuestra descendencia, simplemente por el hecho de poder hacerlo? si fuera esto posible, ¿cómo actuaría lo sociedad? ¿Se podrá llegar a crear individuos incapaces de albergar sentimientos de culpa, o incluso sin sentimiento en general? Cuando estamos en condiciones de modificar la constitución génica de nuestro cuerpo, ¿será correcto hacerlo sin más límites que nuestros propios deseos al respecto? Estas y muchas más preguntas abren todo un nuevo campo de problemas a la reflexión ética.

Amor: El hombre frente a la bestia

La vida, extendida por todo el universo reviste formas múltiples. De hecho, esta es totalmente sencilla en los seres infinitamente pequeños y, poco a poco, esta se va complicando en las plantas y animales, hasta alcanzar su supuesta perfección en el hombre, donde se muestra en una de las formas más complejas.

Con cuidado se ha de resaltar una cosa muy importante sobre la generación humana, a saber que: el hombre no es tan solo un animal mucho más perfecto que todos los demás, sino que esencialmente es un animal racional, dotado de inteligencia y de voluntad.

Mientras que el animal, en todas sus cosas, no puede seguir sino su instinto; el hombre puede, si así lo desea, en el campo sexual, gobernar sus instintos por medio de, como se ha mencionado, su razón y su voluntad. Solo obrando de esta curiosa manera, es como se mantiene a la altura de su condición humana. Así, y no de otra forma, es como actúa el hombre.

La doctora Carnot, psicóloga especialista en reproducción sexual, menciona en el libro de la joven: “Las bestias se aparean. El hombre se casa”

¿No es el matrimonio un hecho desconocido del mundo animal?
Las bestias, siguiendo en la línea del término, desconocen el concepto matrimonio y compromiso.
Las bestias realizan por instintos un acto puramente corporal, sin conocerse, en cualquier rincón, ya sea en la calle, en la playa, en el bosque, en la montaña… cualquier lugar, cualquier momento; y, además, en la mayor parte de los casos, después se ignoran.

En contra, el hombre, que cuando realiza el goce corporal con otro ser de su misma especie está hecho para conocerse y amarse, amarse profundamente durante el resto de su vida. Siendo en la parte el resto de su vida cuando aparece el termino amor, unión, relación, matrimonio.

Ese gran don del goce físico, que posee tanto bestias como hombres, tiene un papel importante en la evolución, como es la reproducción. Pero es el hombre, el que lo convierte en amor, con el fin de asegurar una estabilidad y continuidad en pareja, provocado por dos riquezas, que no revelan más que una parte de la realidad, dos riquezas, supuestamente preciosas que constituyen la propia dignidad: el corazón y la razón.

¿Es necesaria esta unión de amor más allá del goce corporal en el hombre para su evolución? ¿Qué pensaría la propia naturaleza sobre ello?

La naturaleza podría decir algo así como: Es necesario el goce corporal para la perpetuación de la especie, satisfacer las pasiones, los caprichos o pasiones, es una necesidad fisiológica. 

Si el placer es la sal de la vida, ¿A qué se debe al unión?

¡Menudo invento tan extraordinario eso del amor!

1438