Entre la sombra y la luz (Grupo 7-10 años)

Seguimos cuestionándonos la realidad al estilo Cartesiano. En primer lugar, se dudó de los conocimientos que nos aportan la Escuela y la Escuela misma (¿Para qué sirve la Escuela?), dudando así de los conocimientos que esta nos aporta y su utilidad. Después, dudamos sobre el estado onírico y la conciencia (¿Y si la vida es sueño?). Dudamos hasta de la propia vida (Pensamos la muerte). Para llegar a esta sesión: dudar de lo que percibimos a través de los sentidos.

El tema fue introducido preguntándonos por el mito. ¿Qué es un mito? ¿Conocéis algún mito? ¿Por qué se utilizan los mitos para explicar hechos de la realidad? (Se llevan a casa para leer una selección de mitos breves para leer y relacionarlo con la realidad y las explicaciones racionales)

– Un mito es como una historia que no es real.
– Es real cuando se cuenta, pero no se puede relacionar con la realidad. Por ejemplo el mito se explica para contar cosas que se desconocen.

– Claro, con el mito se resuelven las cosas que la ciencia no sabe, ¿no?
– En la actualidad no hay mitos porque sabemos muchas cosas y la ciencia y la tecnología, como Alexa, saben responder a las cosas que no sabemos.

El mito se utiliza para explicar de manera alegórica ciertos hechos, porque de esta manera se puede comunicar lo incomunicable como hace Platón, Filósofo griego (427-347 a.C). Introducimos el Mito de la Caverna.

A partir de la imagen, los niños y niñas deben ir interpretando el mito, sin previa explicación, deben ir dando ideas sobre lo que ven. Se van tapando cada una de las partes de la imagen, cuando está hecha la explicación pasamos a la siguiente parte. Así queda:

Imagen utilizada


1º Vemos unas personas sentadas viendo un jarrón, un pato y un árbol. Están apoyados en muro para que no les duela la espalda.

2º Vemos a una personas que están sujetando unos objetos. Los objetos son los mismos que aparecen en la pared. Son como las sombras de esos objetos.

3º El fuego, es lo que da la luz para que las imágenes puedan aparecer en la pared del fondo. El fuego es una luz artificial creada por las personas. Necesitamos el fuego para ver, porque nos da luz. También para estar calientes. Ahí dentro, no llega del todo la luz, los que están sentados no tienen calor, pasan frío porque están en la oscuridad. Tampoco pueden ver la luz del fuego.

4º Unas personas están intentando salir del lugar. Les parece aburrido lo que están viendo en el fondo y deciden irse. El primero de todos, como estaban en la oscuridad, se pone la mano en la cara para ver mejor. Como cuando estamos dormidos y se enciende de repente la luz. Nos hace daño la luz de golpe. Nuestros ojos deben adaptarse a la luz y a la oscuridad, por una cosa de la retina.

5. Están los mismos objetos que en la cueva. Pero esos objetos son más reales, no son creados por las personas, a no ser que el árbol si que haya sido plantado por un persona o se haya modificado el ADN de la semilla y la haya creado el hombre.

6. Las personas pueden ver las cosas mejor, porque hay más luz. El sol es una luz natural no creada ni inventada. Ilumina más que el fuego. Entonces, se puede ver el exterior mucho mejor.

7. Las personas que salen de la cueva, no quieren entrar de nuevo. Conocen la verdad, la realidad. Dentro solo hay oscuridad, frío y sombras. Fuera hay luz, calidez e imágenes claras.

No han estado muy lejos de la explicación original. La interpretación fue maravillosa. Surgieron muchas preguntas entorno a esta imagen y a este mito y su relación con la actualidad.

  • El mito de la caverna es como jugar al Minecraft. Tu puedes vivir en el juego y creértelo todo o puedes salir de él y vivir una vida real sin Zombies, ni brujas,…
  • El mito de la caverna es como la televisión. Tu puedes creerte todo lo que aparece en la televisión sin comprobar si lo que ocurre es verdad o mentira. Por ejemplo, que en la televisión digan que ha habido una invasión zombie. Tu puedes creérlo o no. Solo sabrás si es cierto si tú mismo sales a la calle a comprobarlo.
  • El mito de la caverna es como un cuadro. La persona que pinta ve la naturaleza y lo que hace es copiarla en el cuadro. El cuadro no es más real que la realidad.
  • El mito de la caverna es como una foto. Una foto enseña cómo es una persona o cómo es algo, pero no es la autentica realidad. Por ejemplo si en la foto se maquilla, no quiere decir que sea una persona real. La persona real es la que no se maquilla para la foto.

Pasamos a la siguiente parte del taller. Para ello trabajamos el mito de la caverna con una de las imágenes del Cuaderno visual de Filosofía para Niños de Wonderponder – Pellízcame.

Conclusiones tras ver la imagen:

  • A veces inventamos la realidad para parecer que sea todo mejor. Por ejemplo el rey, porque parece un rey, parece más bajito, más feo,… y, sin embargo, el pintor lo dibuja de una manera totalmente diferente para que parezca que tiene mucho poder.
  • Nosotros podemos decidir que consideramos verdad o no. El problema es cuando nuestros sentidos ven las cosas diferentes. -como cuando vemos espejismo en los días de calor y creemos ver agua en la carretera– A veces nuestros sentidos nos engañan, pero nuestra cabeza está entrenando para saber diferenciar la verdad de la mentira, la realidad de la ficción.
  • Mi cabeza sabe que el rey no pintado es más real que el del cuadro. Mi cabeza sabe diferenciar, pero mis sentidos no. Mis sentidos ven y oyen lo que ven y oyen. Pero es mi cabeza lo que lo interpreta. (¿puedes poner un ejemplo?) Por ejemplo, cuando yo juego al Minecraft, mis sentidos viven en el mundo de Minecraft, pero mi cabeza sabe que el mundo de Minecraft no es real, que solo es un juego.

Algunas conclusiones:

La realidad es cuando sentidos y cabeza se juntan. No todo lo que vemos es real. La cabeza es la que nos tiene que ayudar para saber diferenciar la realidad de la mentira. Pero, a veces, la cabeza está loca, y no sabe diferenciar lo real de lo no real. En ese caso, tenemos que preguntarnos qué vemos con más luz y más claro. Sentidos y cerebro son importantes para conocer.  (Martín 7 años)
Los sentidos nos engañan a veces, pero nos engañan más si no podemos hacer las cosas con libertad ni pensar con libertad. Como el pintor, que no es libre porque hace lo que le mandan. Es como los sentidos. Que a veces no podemos ver las cosas bien porque nos engañan y estamos bajo sus órdenes. (Xabier 9 años)
Me quedo con la idea de opinión y sombra, porque esto es lo que no nos permite ver las cosas claras. Necesitamos de la luz para conocer la verdad, no de la oscuridad y la sombra. (Mariella 9 años)
Nada. Esto no es nada. No podemos conocer nada. (Nora 6 años)

Pensamos la muerte -Grupo 3-6 años y 7-10 años

La muerte está presente en el mundo que nos rodea. La vemos en las series, el cine, en los juegos, en la propia vida como experiencia, por ejemplo, cuando se nos muere un familiar cercano o nuestra mascota.

Todas las personas hemos presenciado alguna escena donde la muerte se ha pronunciado. La muerte nos agobia, se nos presenta como un gran mal alejada de la vida cotidiana, por eso, la muerte no es tratada, la muerte se muestra como un tema tabú, como algo que no sucede y que esperamos que no suceda.

Desde edad temprana las cuestiones por la propia existencia son fundamentales. Los niños y niñas se cuestionan quién soy y por qué estoy. Buscan su lugar en el mundo, un mundo complejo lleno de trabas cuyo final es el desaparecer para caer en el recuerdo.

En esta sesión especial, en relación al Día de todos los muertos, se trató en los dos grupos de Filosofía para Niños y Niñas el tema de la muerte y la existencia, con el objetivo de ofrecer una aproximación al concepto de la muerte desde una perspectiva filosófica.

Para introducirnos en el tema, se recomendó algunos cortometrajes, la película de «Coco» y conocer acerca de la historia de Halloween. (Enlaces al final del post).

A continuación algunas de las preguntas que se trataron en los grupos:

¿Qué es la muerte? (Grupo 3-6 años)

  • La muerte es que te coman los mosquitos y que solo quede el esqueleto.
  • Es dejar de respirar y de sentir.
La muerte es dejar de vivir, para ser recordado. 

¿Cómo te imaginas la muerte? (Grupo 7-10 años)

  • Me la imagino oscura, sin luz. No solo porque morimos y tenemos los ojos cerrados, sino porque ya no podemos ver. No podemos ver el mundo que nos rodea.
  • No me la puedo imaginar, es algo que supera mi imaginación. No puedo imaginarla triste, porque si muero no puedo estar triste, pero tampoco contenta. Pero sí que me puedo imaginar la tristeza de mis familiares.
  • Me imagino el silencio y la oscuridad.

¿Qué pasaría si la muerte no existiera? ¿Os gustaría ser inmortales o no morir jamás? (Grupo 3-6 años)

En esta cuestión casi todos fueron al grupo de los inmortales menos una niña, que se quedó en la parte de los mortales, en los que prefieren morir.

  • Ser inmortal es mejor, porque puedes jugar todo el rato, ver la tele,…
  • No, no es mejor. Al final te cansas de siempre lo mismo. Es mejor ser mortal.
  • Si somos inmortales… ¿Somos solo nosotros inmortales o también nuestra familia? (solo nosotros, dice uno niño) Entonces no quiero ser inmortal, no quiero ver a todos morir para quedarme solo.

Empiezan a cambiar de opinión, solo dos prefieren ser ahora inmortales.

  • Si eres inmortal, puedes hacer todo lo que quieras, nunca vas a morir. Y no tienes miedo a caerte y hacerte daño, ¿Puedes ser inmortal pero hacerte daño? (Se plantea esta cuestión: Sí que hay sufrimiento en la inmortalidad, tanto físico como psíquico) Entonces no quiero ser inmortal si puedo hacerme daño.
Si eres mortal, vives mejor la vida. La vida es más divertida. La vida es como un baile (se ponen a bailar dejan de hacerlo al rato). ¿Ves? Cuando acaba el baile, acaba la vida.

(La vida es diversión, placer, pero todo tiene un final, con el fin de la canción, se acaba el placer y la diversión, pero mientras sucedía el baile, se disfrutó).

¿Hay cosas que le dan sentido a la vida de todo el mundo? ¿Las cosas que le dan sentido a tu vida son las mismas que dan sentido a todas las demás personas? (Grupo 7-10 años)

  • Claro que no, mi vida tiene sentido porque tengo las cosas que a mí me gustan. No pueden ser las mismas cosas que le gustan a otra persona.
  • Claro, el sentido de la vida de un niño que trabaja en otro lugar del mundo a mi misma edad para poder comer, no es el mismo que el mío. Ahora mismo mi sentido de la vida es jugar al Minecraft, para ese niño será ir a casa para estar con su familia.
  • Sí que hay cosas que le dan sentido a la vida de todo el mundo. Por ejemplo, la familia es muy importante, el amor y el sentirse querido. El odio, la venganza, no da sentido a la vida. Pero, hay casos que no puede darse ese sentido. Porque habrá gente que no tenga familia, ni sienta amor, ni sea querido. Por ejemplo, los vagabundos, querrán sentir eso, pero no lo tienen, no sé por qué. Pero yo si lo tengo y eso aunque lo considero para todo el mundo no se puede hacer. (¿Entonces hay cosas que le dan sentido a la vida de todo el mundo? Antes has dicho que sí) Pues ahora digo que no. No sé, cada persona es diferente y sus pensamientos también.
Algunas de las preguntas cogidas de la bolsa por el grupo 7-10 años
«Pan de muerto» cocinado por la mamá de Manuel para la sesión

Enlaces recomendados:

-Coco, Disney dirigida por Adrián Molina y Lee Unkrich.

¡Mortal! de Wonder Ponder

Dia de los Muertos | Film School Shorts

El Pib celebración en la península de Yucatán. Idioma Maya

El origen de Halloween – Destripando la historia

-Artículo de opinión: «Nos disfrazamos en Halloween pero no hablamos de la muerte» de Carolina García, en El País.

Si no sé, pues aprendo. Grupo 3-6 años

Seguimos la lectura de <<La mariquita Juanita>>. Se trabajaron 2 puntos interesantes en esta sesión:

  1. Buen humor:

En el capítulo, Juanita intenta imitar el salto de Guillermo, el grillo saltarín. Pero esta se tropieza y ambos se ríen. Como actividad para trabajar el buen humor, y, en relación a las risas continuas que los asistentes mostraban en la clase. Dialogamos sobre ello, pero antes dramatizamos el salto del grillo, seguido del salto de Mariquita. Los niños y niñas debían imaginar como serían ambos saltos.

Las cuestiones que surgieron fueron las siguientes:

  • ¿Por qué nos reímos cuando jugamos? ¿Por qué nos reímos cuando otro niño o niña dice la palabra «caca»? ¿Os gusta reíros? ¿De qué? ¿Por qué?
    • Nos reímos porque nos parece divertido.
    • Porque es gracioso. Y nos gusta reírnos porque somos felices.
    • ¿Reírse es lo mismo que ser feliz?: Sí y no. Una persona puede reír pero estar triste porque se ha muerto alguien. También puede reír porque le gusta muchas cosas y es feliz.
  • ¿Qué hacéis vosotros cuando un amigo se cae? ¿Os reís? ¿Y si se hace daño?
    • Solo m río si no se hace daño y mi amigo también se ríe.
    • Si es una caída graciosa, como la de la mariquita me río. Pero si se hace daño, primero me río porque era graciosa, pero después ayudo.
    • A mi no me gusta que se rían de mí cuando me caigo. Pero si me caigo de broma si que me gusta. No está bien reírse. porque puedes caerte sin darte cuenta y hacerte daño, si se ríen, entonces lloras porque se están riendo de ti.
    • A veces caerse da vergüenza y si se ríen te pones triste y puedes llorar.

Se introduce el tema de las emociones. Pero no se profundiza.

Imagen extraída de «Pixabay»

2. El aprendizaje de uno mismo:

La mariquita Juanita, cuando se cae, se da cuenta que no puede saltar como Guillermo, porque no es como él. Pero no hay que olvidar que si se intenta constantemente y se trabaja sobre algo con paciencia (concepto que ya se trabajó en otras sesiones), se aprende a hacer muchas cosas. Por eso el aprendizaje a lo largo de la vida es importante, porque el ser humano, es uno estar haciendo, en gerundio, como diría Ortega y Gasset. Siempre va a estar aprendiendo para poder saber.

  • ¿Qué no sabemos hacer? ¿Podemos aprender las cosas que no sabemos hacer?
    • Yo no sé conducir un coche, pero aprenderé cuando sea mayor.
    • Yo no sé escribir bien, pero cuando vaya al colegio aprenderé.
    • Yo sé todo, no tengo aprender nada, porque lo sé hacer todo. Sé montar casas (explica cómo se construye una casa paso por paso)
    • Sí, sabes montar casas, pero no puedes construirla tú solo. necesitas saber muchas cosas. (se genera pequeña discusión, para llegar a la conclusión, que saber hacer algo en la teoría no significa que sepas hacerlo en la práctica)
    • Si no aprendemos hacer lo que no sabemos, nunca vamos a ser mayores. Siempre seremso como bebés, como mi hermano de 1 año que no sabe hacer nada él solo. Ni comer él solo.
  • ¿Qué cosas no sabemos hacer ahora que antes no sabías? ¿Sabrías alguna cosa que no sabrás hacer jamás?
    • Pues montar a la bici, antes no sabía pero ahora sé. Me han enseñado. Si no te enseñan no puedes aprender.
    • Jamás podré volar como un pajáro, porque no soy un pájaro. Aunque intente aprender, no podré conseguirlo.
    • No puede volar como un pájaro, pero puede volar si va en un cohete o en un avión. Siempre podemos hacer algo parecido a lo que jamás podremos hacer. (hablamos sobre «buscar alternativas cuando algo no sale como esperamos»; este punto fue muy interesante y se generó un interesante diálogo)

Finalizamos la actividad con una ficha sobre «Ya soy mayor» en el que se muestran acciones que ahora saben hacer y antes no, incluso, qué cosas aun no sabe hacer.

Como actividad para trabajar desde casa, se recomienda que en el cuaderno «Así soy yo» dediquen una página para apuntar o dibujar aquello que vayan aprendiendo nuevo.

Conclusión de la sesión:

No podremos hacer algunas cosas jamás, como volar como un pájaro, pero podemos intentar buscar otras cosas para poder conseguirlo de otra manera. Como volar en un avión o en cohete. 

Audio que acompañó la sesión

Imagen extraída de «Pixabay»

Si cambio, ¿Soy la misma?

En esta tercera lectura de la «La mariquita Juanita», concebimos la idea de cambio a partir de la metamorfosis de la mariposa. Pero antes de llegar a este punto, tras la lectura del capítulo. Tocamos dos temas muy interesantes:

1- El buen gusto:
Desarrollamos el gusto estético a partir de varias fotos de mariposas en las que los niños y las niñas debían mencionar qué mariposa les gustaba más y por qué.

Mariposas mostradas
  • A mí me gusta la azul porque es como el color del cielo.
  • A mí me gusta la negra porque mi color favorito es el negro.
  • A mi me gustan todas porque todas son diferentes.

2- La paciencia y el momento oportuno:

«Esperé el momento oportuno para nacer […] ¿Y cómo aguantaste ser fea tanto tiempo?»

La mariquita Juanita. Maripepa, la mariposa.

Con esta cita inciamos la parte central del taller. Por un lado, trabajamos la paciencia, nos preguntamos sobre su significado:

  • Definición final: La paciencia es tener tranquilidad de espera o tener calma. Pero antes así la definieron:
    • La paciencia es algo «para la ciencia».
    • No, la paciencia es estar esperando mucho tiempo hasta quedarte dormida.
    • También es cuando espero a mi mamá para ir al parque en la puerta de casa con los zapatos puestos.
    • Cuando tenemos que aguantar mucho tiempo hasta que mi mamá me hace caso.

«Aguantar mucho tiempo» fue una parte interesante. De esta manera trabajamos la paciencia y el «aguantar mucho tiempo» con una actividad motriz:

  • Cerrar los ojos y aguantar así lo máximo posible.
  • Aguantar a la pata coja
  • Aguantar en silencio

¿Qué significa aguantar mucho tiempo en referencia a la paciencia? ¿Tener paciencia es aguantar cosas difíciles?

  • Para montar cosas de lego hay que tener paciencia y hay que aguantar mucho tiempo, porque se tarda mucho en construir una nave que pueda llegar a la luna.
  • Aguantamos mucho tiempo y tenemos paciencia cuando espero a mi madre para ir al parque con los zapatos puestos y ella antes coge el bolso, después tiene que ir a la concina, después tiene que llamar por teléfono, entonces vuelvo al sofá, y cuando estoy esperando, me dice que nos vamos.

Establecida la definición, finalizamos con la idea de cambio.

  1. Explicamos la metamorfosis de la mariposa y la representamos pintando una mariposa, después enrollamos el dibujo de la mariposa con lana para que parezca el capullo y, finalmente, hacemos nacer a la mariposa.
    Tras esta actividad establecemos lo siguiente en relación a todo lo comento y ligando conceptos:
    • La mariposa no es lo mismo que el capullo porque antes no podía volar, y si hubiera nacido antes se hubiera perdido muchas cosas y hubiera tardado más en aprender cosas. La mariposa ha tenido paciencia para nacer en el momento oportuno.
    • El cambio de oruga, capullo y mariposa es necesario.
  2. ¿Nosotros cambiamos?
    – No.
    ¿Eres lo mismo que cuando tenías 1 años?
    -Sí, pero ahora sé andar y hacer más cosas, pero soy lo mismo.
    ¿Eres lo mismo que cuando estabas en la barriga de tu mamá?
    -Sí, pero ahora veo luz, en la barriga solo podía ver oscuridad y era más pequeño y no me podía mover como ahora.

Dejamos como actividad el ver fotos en casa de cuando eran más pequeños y pequeñas con el objetivo de ver el cambio tanto físico, mental y motriz. Se recomienda incluso el ver una ecografía en el caso de tener alguna, y que se inicien en la reflexión:

¿Cómo saben que son ellos? ¿Son los mismos si cambian?

Es importante tener paciencia y saber esperar, porque así haremos todo mejor. 
Con paciencia es más fácil construir naves de Lego, sin paciencia no puedes construir nada. Es como tener legos desordenados y no saber que hacer. Al final no haces nada. 
Javi y Manuel.

¿Y si la vida es sueño? (Grupo 7-10 años)

«Considerando que todos los pensamientos que nos vienen estando despiertos pueden también ocurrírsenos durante el sueño, sin que ninguno entonces sea verdadero»
R. Descartes, Discurso del Método. Parte IV

En esta segunda sesión del taller: «¿Inventamos la realidad?» Se trabajó la dualidad entre sueño y realidad, estado onírico y conciencia. Para introducirnos en el tema, primero leímos y depués vimos y analizamos el cómico de Wonderponder: «Pequeño remo en el reino de pellízcame» (ver vídeo).

Poster «Pequeño Remo en el reino de Pellízcame»

¿Qué es un sueño? –> De esta preguntan surgen varias ideas que después serán comentadas.

  • Los sueños son imágenes que aparecen en nuestra mente.
  • Las imágenes que aparecen en nuestra mente, montan historias que a veces tememos y que normalmente después desaparecen. Muchas veces se olvida al rato, pero a veces los podemos recordar toda la vida.
    • Sobre esta definición, surge la siguiente cuestión: «Y si todo esto no es más que un sueño, esta habitación es solo producto de mi mente, y si ¿Vosotros solo estáis en mente y, por lo tanto, en mi sueños?»
      • ¡Error! Demostraron que no estaban ni formaban parte de mi mente, porque dijeron: «Nosotros actuamos sin que nos controles, si formamos parte de tu mente podrías controlar esto» (Se levantan, gritan, juega, salen de la clase,…)
      • Nos podemos hacer daño y que duela, y ese dolor que sentimos es real para nosotros, no puede sentir tu mente el dolor que yo siento.
    • ¿Te ha pasado alguna vez que has confundido un sueño con un recuerdo real? ¿Es lo mismo recordar lo que hemos soñado que recordar algo que hemos vivido?
      • Por supuesto que no es lo mismo. Lo que has vivido es una experiencia de la que recuerdas porque has manejado a tu mente para que la recuerde. Si es un recuerdo de tu sueño, no es una experiencia, tu mente se ha manejado sola.
        Este punto es muy interesante, puesto que conciben al «yo» como ser controlador de la propia mente y como ser incapaz de controlar la propia mente. Se entienden como dos sustancias independientes, en la que solo cuando estamos despiertos podemos ser libres y controlar lo que queremos, deseamos y debemos. Mientras que en los sueños no somos capaces de controlar, y esa es la razón por la cual ocurren cosas que a veces no tienen sentido como: «Poder volar, aparecer muerto, que un montón de zombies te persigan, ser un jugador del minecraft real,…«
      • Sí que he confundido alguna vez un sueño con un recuerdo real. Pero pronto he sabido que era un sueño cuando me acordaba que habían cosas que no tenían sentido. Como por ejemplo que mi madre y yo podíamos volar y ver todo desde arriba. En la vida real, de cuando estamos despiertos, no podemos volar.

  • Solo ocurren cuando estamos dormidos.
    • A veces los sueños, no solo ocurren cuando estamos dormidos. ¿Sabéis qué puede significar la expresión «Soñar despierta»?
      • Pues que a veces imaginamos cosas despiertos que nos gustaría tener.
      • Claro, por ejemplo. Estar en clase de Filosofía, pero estar pensando que estás en la playa comiéndote un helado, o en el cine viendo una película.
      • Y son pensamientos que tenemos en nuestra mente y las podemos controlar.
    • Entonces, empleamos la palabra «soñar» como algo que podemos controlar. Se retoma la idea de la cuestión anterior. Los sueños no se controlan, el soñar estando despierto sí se puede controlar.
      • Claro, porque cuando estamos depsierto, la realidad es real, no es una realidad falsa. Es algo así como….
      • Como un videojuego. Por ejemplo, los sueños es como jugar en un videojuego, que puedes ser y pasar cualquier cosa, pero a nosotros como seres humanos no sufrimos lo que pase en ese videojuego. Pues eso son los sueños. Lo que pasa en un mundo imaginario sin que nosotros suframos unas consecuencias.
      • ¡Ah! Cuando estamos despiertos no podemos jugar en el videojuego, porque si que podríamos morir, cambiarnos de personaje, de mundo,… Y eso en el mundo real no es posible.

Con la comparación entre vida real y videojuego se da por finalizada la sesión, pero se deja una cuestión abierta:

«¿Son nuestros sueños nuestros o nosotros de los sueños?»


					

¿Cómo soy yo? (Grupo 3-6 años)

La autoestima es el amor propio, la confianza que uno tiene sobre sí mismo, el estar segura de las propias capacidades y ser consciente de los propios límites.

En el pronaos del templo de Apolo en Delfos, estaba escrito el aforismo «Conócete a ti mismo». Con esta primera sesión del taller ¿Aprendemos a conocernos? empieza la aventura del autoconocimiento y el tener conciencia de uno/a mismo.

A partir de este aforismo, empezamos leer y representar el primer capítulo del libro «La mariquita Juanita», llamado «El nacimiento de la mariquita juanita».

La mariquita se ve reflejada en el lago, y se asombra a ver su reflejo, le llama la atención lo linda que es y habla de sí misma con seguridad.

Se llevaron a cabo unas actividades para dar inicio al diálogo. La primera de ellas, durante 30 segundos debían mirarse en el espejo. Después de mirarse, debían cerrar los ojos, y dibujar en su mente aquello que habían visto resaltando lo que más les había gustado mientras escuchaba la primera canción del «Playlist» que acompaña a la mariquita juanita (puedes escucharla más abajo).

A unos el pelo, a otros los ojos, los labios,… Todos y cada una de ellos destacaron una caracteristica que les hacía que fueran especiales. ¿Por qué era importante esa característica y no otra? La respuesta fue unánime:

"Porque es la que hace que sea yo, porque es la que me gusta y siempre la tendré"

-Pero, y ¿si creces y esa característica cambia?

+No importa, cambiará para mejor y seguiré siendo guapa como la mariquita.

-¿Eso quiere decir que cambiamos para mejor?

+Claro, como mi mamá. Ahora es más guapa.


Finalmente, conectamos diferentes sensaciones.

  1. Buscamos objetos de la clase que parezcan a una mariquita y explicamos por qué hemos elegido ese objeto.
    • «Porque es rojo y redondito» se repitió en varias ocasiones.
    • «Porque si pongo las manos así a los lados, mi objeto puede volar como una mariquita»
    • «Porque es verde, como las plantas que comen las mariquitas»
    • «Porque tiene diferentes capas, cuando quitas la primera puede sacar las alas y volar»
  2. A partir de una foto de una mariquita observamos el color rojo y negro para comparar esos colores con otros objetos de la misma tonalidad y mostramos las diferencias y la importancia del color en los objetos.
  3. Con la conclusión del apartado anterior, se muestran 2 cuadros:
    • «Mesa servida» de Matisse –> Un cuadro donde predomina el color rojo
    • «Principe negro» de Paul Klee –> Un cuadro donde predomina el color negro

En esta primera actividad, se busca el trabajo del «ejemplo» y el «contraejemplo» a partir de la observación (el reflejo tanto en el espejo como en la mente, buscando objetos parecidos a la mariquita,…) y la sensación (la luz al verse reflejado, frente a la oscuridad al imaginarse uno mismo cuando cierra los ojos, los colores de los cuadros, las fotos,…) Desarrollando así el valor de la autoestima y habilidades del pensamiento.


Canciones que acompañaron a la sesión:
Vals de la mariquita

¿Aprendemos a conocernos? Taller

Conocer proviene del latín cognōscō, cognōscere, si descomponemos la palabra proviene del prefijo co-cum, «con» y de gnōscō, gnōscere que significa «saber, tener noción».

Aprender provine del latín  apprehendĕre, compuesto por el prefijo ad- «a» o «hacia» y prehendĕre «percibir, asir, agarrar».


Cuaderno de acompañamiento

Taller dirigido a niños y niñas de entre 3 y 5 años.

Los niños de tan temprana edad necesitan actividades de percepción de sí mismos y proyectar ese yo ideal. No concentraremos en la actitud del «sí mismo» y en la satisfacción de los deseos y necesidades de los niños y niñas. A estas edades, se muestra cierta dificultad para entender que el resto también tienen derecho a pensar y actuar de manera diferente. Por ello mismo, se trabaja de manera saludable lo «diferente» y el «yo», evitando las fijaciones egocéntricas.

Nos apoyaremos en la colección del proyecto noria «La mariquita Juanita» de Angélica Sátiro y en un cuaderno de elaboración propia, donde los niños y niñas, aprenderán las diferentes facetas de una ética intercultural proponiendo 10 valores fundamentales:

  • Civismo
  • Respeto mutuo
  • Buen humor
  • Buen gusto
  • Paz/paciencia
  • Autoestima/autenticidad
  • Reciprocidad
  • Gratitud
  • Libertad/disciplina
  • Amor/amistad

El aprendizaje de estos valores será un proceso evolutivo. Aprenderemos de la Mariquita Juanita lo que significa nacer sin tener conciencia de sí mismo y cómo se percibe el ambiente. Cómo la mariquita Juanita se va descubriendo a sí misma tras verse reflejada en el agua del lago del jardín en el que vive. Al mismo tiempo que descubre a los demás animales que viven o pasan por el jardín y se compara con ellos. Ve en qué se diferencia y en qué es igual a los demás. Finalmente, recibe de su amigo Pol, el caracol, una mochila, que simboliza su cambio de estadio. Con la mochila podrá entrar en el mundo de la escritura porque Pol escribe en el suelo cuando camina y porque la mochila será su compañera de aventuras en el próximo libro.

- “Señor Edison, ¿Cómo se sintió usted al fracasar 999 veces antes de conseguir inventar la bombilla? (Preguntó el periodista) 

- “Yo no he fracasado 999 veces, he descubierto 999 formas de no hacer una bombilla”.- Contestó Edison.

A continuación puedes leer un resumen de lo que hemos tratado en cada una de las sesiones,:

Sesión 1: ¿Cómo soy yo?

Sesión 2: ¿Nos respetamos?

Sesión 3: Si cambio, ¿Soy la misma?

Sesión 4: Si no sé, pues aprendo.

Estos talleres se realizaran en colaboración con: ESPACIO ESPIRAL

¿Para qué sirve la escuela? (Grupo 7-9 años)

Damos por iniciado el taller: ¿Inventamos la realidad? con el grupo de 7 a 9 años. Para iniciarlo nos preguntamos por el colegio, aprovechando el inicio de curso.

Fue una sesión de lo más divertida, nos reímos muchísimo y aprendimos sobre la importancia de la escuela como una herramienta de aprendizaje para nuestro futuro

(Se redactará el resumen de la cuestión)

En primer lugar nos preguntamos sobre para qué sirve el colegio. La idea estaba clara, EL COLEGIO SIRVE PARA APRENDER, pero empieza el problema, solo sirve para eso si lo que quieres es aprender, pero también sirve para muchas otras cosas, como para jugar, hacer amigos, y a veces hasta para pelearte con otro niños. Hay niños que van al colegio y no quieren aprender, por lo tanto, para esos niños, el colegio sería un castigo. El colegio, por lo tanto, no solo sirve para aprender, sino también para ser castigado.

¿Qué hay en la escuela para que se quiera aprender o que una persona se sienta castigada por ir? Pues hay profesores, otros niños y niñas, pistas de fútbol,… Y los profesores a veces no son buenos, y los niños tampoco. En todos los colegios debería haber un volcán en funcionamiento para que cuando un niño o una niña haga algo que no está bien, tirarlo. O mejor, tirar a todos los niños y niñas al volcán y así no habría colegio. Si yo fuera profesor/a, lo haría, los que no se porten mal y no dejen dar la clase, a lanzarlo por el volcán.
Pero, ¿Y si fueses tú ese niño/a que no se porta bien? ¿te gustaría que te lanzase? En ese caso, se llega a la conclusión que, lo mejor es enseñar el respeto, para que en la escuela haya armonía, y todos y todas estén a gusto con todos y todas. Profesores y alumnos.

Ese enseñar, viene por parte del profesorado, pero imaginaros que no hay profesores en el colegio, que no existen los profesores. ¿Cómo sería entonces ese colegio? Todos se matarían, unos con otros, siempre pelearían. Aunque también está la solución de hablar, pero cuando se está en una pelea, no se piensa en hablar, se piensa en ser más fuerte. No puede haber colegio sin profesor, sería divertido, por supuesto, porque se podría hacer de todo, lo que cada uno quiera, sin normas, sin castigos,… entonces no serviría de nada ir, te quedarías todo el día jugando a la nintendo en casa. Aunque no se podría jugar, porque no sabes leer, ¿Cómo vas a jugar?

Se abre un subdebate sobre la importancia de la lectura y videojuegos. Llegando a la conclusión que sin profesores no podrías aprender. Y el pilar más importante es aprender para ser una persona con conocimientos, saber leer y jugar a la consola, sobre todo a los juegos que necesitan ser leídos.

Estuvimos hablando sobre cómo sería una escuela en el que si los profesores fuesen gatos, qué aprenderíamos, y la idea quedó clara. Aprenderíamos a cazar, trepar, dormir en sitios peligrosos y a vivir sin preocupación, aunque siendo muy selectivo a la hora de comer pues cazaríamos los mejores ratones.

¿Y si nuestros profesores fuesen robots? ¿Qué aprenderíamos? Esta pregunta parece sencilla, pero fue la más difícil, no sabían si los robots podían enseñar respeto, si podían enseñar libertad, amor, amistad… solo enseñarían cosas prácticas para el día a día, como leer, sumar, restar,… pero no hablar correctamente (sino a hablar como un robot) no a pensar correctamente, y posiblemente, para los robots, todo está bien, por lo tanto no aprenderíamos de los errores.

Así finaliza la sesión, quedándonos con la idea que la escuela es necesaria, es real y la necesitamos para crear individuos libres, respetuosos e inteligentes, porque:

La escuela es como la tierra donde se planta la semilla, si no se riega bien, no germinará y no nacerán buenos frutos, si se riega con agua de calidad, nacerán los frutos que hacen que las cosas sean mejores. 

¿Cómo sé que no soy un Robot? Grupo 6-9 años

En la primera sesión de FPN se trató de definir al ser humano, ¿Qué es ser persona? ¿Qué hace que yo sea yo? ¿Quién soy? ¿Quién me gustaría ser?

Siguiendo la línea en esta ocasión se trabajó la cartulina de «WonderPonder».

Lamina con la que se ha trabajado en la sesión

En primer lugar se pidió que durante 1 minuto prestaran atención a todos los detalles de la imagen y se centraran en lo que más le llamase la atención. Hecho esto surgió el diálogo.

  • Primeras impresiones:

-El niño humano está cabreado o triste porque su madre solo le ha hecho caso al niñobot. Su madre piensa que el niñobot es perfecto.

-Pero su madre no sabe que no lo es, porque ha arrancado una flor, y las flores no se arrancan, son buenas para el medioambiente.

-Además cuando no está la madre el niñobot no es perfecto, hace trastadas, como arrancar la flor. Y el niño humano está harto de que el niñobot mienta.

Aquí es interesante la noción de mentira. Esta idea saldrá más adelante, haciendo alusión a la programación de los robots. ¿El robot miente por sí solo o es programado para mentir? Sí contestan a lo primero que sí, le estamos dando inteligencia natural y libertad a los robots. En cambio, si se contesta que sí a lo segundo, un humano no va a querer programar un robot para que haga el mal.

  • ¿Qué diferencias podemos establecer entre el niñobot y un humano?

-El robot no tiene sentimientos, por eso en la imagen no hay ninguna expresión en su cara, mientras que el niño humano si que tiene sentimientos, por eso parece que esté cabreado o triste.

-Otra diferencia es que un niño humano puede llorar, reir,… y el robot no.

-Además el niño humano es libre, el niñobot no. El niñobot es creado por alguien. El niño humano también es creado pero no por tecnología como el niñobot.

– Los robots no pueden hacer lo mismo que los humanos. Por ejemplo ducharse, si se duchan los cables se rompen (cortocircuito) porque son máquinas y máquinas no se pueden mojar. (Uno de ellos imita lo que sería un cortocircuito si el robot se moja)

  • ¿Puedes demostrar que no eres un robot?

-Pues, claro que puedo.

-Claro que no es un robot. Porque se si cae se hace daño y le duele (siente el dolor)

-También tiene sangre. Si se cae y se hace una herida le puede salir sangre. ¡Ah! le falta un diente, se le ha caido. No puede ser un robot porque si lo fuese no van a hacer un robo sin un diente.

-Claro, si fuese un robot no se le podrían caer los dientes y salir otros nuevos. Se le han caído 6 y he visto como le han salido los 6, si fuese un robot eso no podría pasar de verdad y de normal.

Van surgiendo cada vez más ideas, más preguntas y más intercambio de palabras. Los niños y niñas están totalmente cautivados por el diálogo y la imagen. Surgen muchas discrepancias entre unos y otros, pero también se apoyan entre ellos y ellas para sostener una idea.

  • ¿Qué significa ser buen hijo o buena hija?

-Hacer caso a la primera sin tener que la madre o el padre no tenga que repetir constantemente lo que tiene que hacer.

-Tampoco pega (el buen hijo), sino que ayuda a su hermano o hermana, a su padre y a su madre, cuando es necesario.

-Tiene respeto hacia otras cosas, incluso hacia las plantas y no arrancaría una flor como ha hecho el niñobot con esa planta.

-Obeceder a los padres

Este sentido es muy interesante, puesto que consideran que la obediencia se debe por la imposición de los adultos. Lo que hace que dejemos una cuestión abierta (sí, otra más) ¿Cómo sería un mundo si no hubiesen adultos? ¿Habrían normas?


Para concluir nos quedamos con la idea que niñobot no puede ser libre, porque está programado para realizar diferentes funciones. Mientras que un niño humano sí que es libre, tiene la capacidad de decidir lo que quiere y lo que no. De ahí que, volviendo a la pregunta sobre si «¿El robot miente por sí solo o es programado para mentir?» se llega a la conclusión de que «el robot ha sido programado para mentir, puesto que no tiene libertad de poder elegir ni pensar como lo hacen los humanos».

¿Cómo sé que no soy un robot?

Sé que soy persona porque yo aprendo a pensar y hago las cosas más lenta. Sé que no soy un robot porque no me han puesto (programado) la información, porque tengo sentimientos, porque tengo emociones, porque soy libre y porque no me quedo sin bateria. (8 años)

¿Puede un muñeco ser una persona? (Grupo 3-5 años)

Siguiendo la lectura de «Hospital de muñecas» de A. Sharp. Se propuso la actividad de traer su muñeco favorito a la clase. De ese muñeco debían contar su historia, esto es, su nombre, desde cuando lo tienen, los años que tiene el muñeco y las anécdotas que quisieran contar.

Los muñecos y muñecas que traían tenían un cumpleaños con su respectiva fiesta, tenían una fecha de nacimiento, algunos tenían ropa y, otro, era muy antiguo, había pasado de generación en generación, por lo tanto tenía una larga historia y estaba cargado de vivencias. A medida que iban contando las historias iban surgiendo las cuestiones, las cuales discutían y debatían.

El primer muñeco comentado fue el mío, «Cat miau», con él se habló entre la diferencia de un gato de verdad y el gato de peluche.

+Yo quería un gato de verdad y me regalaron este peluche. Yo dije que ese gato no era real, pero quien me lo regaló me decía que sí que era una gato real.

-Claro que no es gato real, porque el real puede moverse

-Y puede hacer «miau»

-Y puede hacer muchas cosas. Ese solo puede hacer lo que tú le hagas hacer con tus manos.

Establecemos la diferencia entre lo real que siente y realiza acciones por sí mismo, frente a lo que necesita ser movido y no siente.

  • Si le ponemos un nombre y los vestimos, ¿quiere decir que son como las personas?

– No, porque por ejemplo este muñeco es calvo, y solo los bebés y los muñecos son calvos. Por lo tanto las personas no pueden ser calvas, pero sí ser un bebé o un muñeco.

– Eso no es cierto, porque mi papá es calvo y es una persona.

+ Y, ¿Cómo sabes que es una persona y no muñeco?

– Pues, porque me cuida y me quiere. Si mi papá fuese un juguete no me enseñaría cosas.

Además un muñeco lo puedes comprar, y la persona no. Como Bruno que ha comprado su muñeco con su papá.

Establecemos una diferencia: Un muñeco es una cosa material que tiene un valor numérico, porque se puede comprar. En cambio una persona no la podemos comprar. Les propongo imaginar cómo sería una tienda de personas, no la pueden imaginar. Pero sí que piensan que hacer «el mono» o ser gracioso y hacer tontearías puede ser motivo de que alguien te compre (en referencia a «lo gracioso, divertido» que resultan las cosas; esa es la razón por la cual se compran) .

  • Si tiramos el muñeco al suelo, ¿le hacemos daño?

– Pues, no sé, depende.

+¿De qué depende?

– Pues del juego al que estés jugando.

Claro, si es como un bebé pues se hace daño, pero si es como un muñeco, pues no se hace daño.

Imaginación y realidad se unen en este punto. Según como imagines la acción del juego así podrá sentir el muñeco o la muñeca. Pues no es lo mismo jugar a lanzarlos por el aire como si fuesen una piedra que jugar a pensar que tienen vida, solo en este caso piensas que puede sufrir y sentir el dolor de un golpe.

Al final de la actividad pusimos todos los muñecos y muñecas en el centro y estuvimos hablando sobre las diferencias y las semejanzas entre los muñecos.

  • Si cada muñeco es diferente y está hecho de un material diferente, ¿Por qué los llamamos muñecos?

-Porque, podemos jugar con ellos.

+Pero, yo puedo jugar con una persona y no le llamo muñeco, ¿o sí? ¿Vosotros y vosotras llamáis muñeco o muñeca a las personas?

– ¡No! las personas no son muñecos. Las personas son personas como nosotros que somos personas.

-¿Podemos jugar ahora con nuestros muñecos y con «todos» los niños y niñas de la clase de filosofía?


Finaliza la clase haciendo mención una niña con el pronombre indefinido «todos» haciendo referencia a lo tratado en la anterior sesión y a la recapitulación que hicimos al inicio de la sesión.